¿Qué debemos saber sobre las caídas en adultos mayores?

Las caídas son definidas por la OMS como la “consecuencia de cualquier acontecimiento que precipite a la persona al suelo en contra de su voluntad”. Según datos aportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) entre 28 a 35% de las personas adultos mayores de 65 años sufren alguna caída, cifra que es exponencial a medida que avanzan los años.


Se estima que a nivel nacional uno de cada tres adultos mayores sufre una o más caídas al año, la Encuesta de Salud, Bienestar y Envejecimiento (SABE) arrojo una prevalencia de un 35,3% anual de caídas en adultos mayores y se presentan mayormente en el domicilio (baño, dormitorio y cocina) y realizando actividades de baja intensidad.

Existen cambios asociados al envejecimiento que son predisponentes a sufrir una caída dentro de este grupo etario, siendo la disminución de la capacidad funcional, menor flexibilidad personas sedentarios, además de una perdida de la fuerza muscular que influye en el equilibrio de la persona causando alteraciones en la marcha.

También hay factores extrínsecos que influyen en la caída de un adulto mayor como los son ambientes con escasa iluminación, alfombras sin sujeción, escaleras sin baranda, pisos irregulares o resbaladizos, la ubicación inadecuada de los muebles, presencia de mascotas, no utilizar ayudas técnicas indicadas (bastón, andador).


Es de gran importancia poder prevenir las caídas, aunque el 80% de ellas no presentan una lesión grave, el 1% puede llevar a fracturas de pelvis, fémur, y antebrazo; es común que el adulto mayor pueda crear temor de sufrir caídas futuras limitándolo a realizar sus actividades de la vida diaria.

¿Cómo prevenir?

  • Evaluación diagnóstica antes de sufrir alguna caída.
  • Actividad Física: Mantenerse activo es una de las principales medidas para prevenir el riesgo de caídas, con ejercicios de moderada intensidad, bajo impacto y prolongado en el tiempo donde se incluyan ejercicios de fortalecimiento, equilibrio y entrenamiento de marcha dosificados ayudaran al acondicionamiento físico del adulto mayor. El apoyo kinésico es fundamental.
  • Utilización de ayudas técnicas indicadas.
  • Ubicación de los muebles de forma que no entorpezcan el paso de la persona ni sean un riesgo, evitar usar alfombras que no estén fijas al piso, mantener ambientes iluminados.
  • Utilización de ropa y calzado adecuado que aporten firmeza al pie para una mayor estabilidad

Referencias

 Fhon, Jack Roberto Silva., Fabrício-Wehbe., Suzele ,Cristina Coelho., Vendruscolo, Thais Ramos Pereira, Stackfleth, Renata, Marques, Sueli, & Rodrigues, Rosalina Aparecida Partezani. (2012). Caídas en mayores y su relación con la capacidad funcional. Revista Latino-Americana de Enfermagem, 20(5), 927-934.  https://doi.org/10.1590/S0104-11692012000500015 .
 Leiva, Ana María., Troncoso-Pantoja, Claudia., Martínez-Sanguinetti, María Adela., Petermann-Rocha, Fanny., Poblete-Valderrama, Felipe., Cigarroa-Cuevas, Igor, & Celis-Morales, Carlos. (2019). Factores asociados a caídas en adultos mayores chilenos: evidencia de la
Encuesta Nacional de Salud 2009-2010. Revista médica de Chile, 147(7), 877-886.  https://dx.doi.org/10.4067/S003498872019000700877
 Manual de Prevención de caídas en el adulto mayor. Ministerio de Salud. MINSAL.
 Guía Clínica de Caídas del Adulto Mayor. Ministerio de Salud, Junio 2010.
 Actualización Manual de Geriatría para Médicos. Ministerio de Salud. MINSAL. 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Agenda tu hora